Hago fotografías de trozos de frases, palabras y signos abandonados en lugares extraños -palos de teléfono excesivamente altos para que alguien pueda leerlos, barcazas ahogando sus nombres en puertos industriales, mensajes soterrados en las grandes tuberías de servicio público de las ciudades, espacios furtivos. Cosas que escribimos pensando que tenían sentido en su contexto y que con el tiempo se han quedado solas. Cosas que parece que necesiten, desesperadamente, una reinterpretación. Siempre lo he hecho.

Literal Magazine. 2016.